La leche de avellanas es una alternativa muy rica para empezar con las leches vegetales. A los niños y no tan niños nos encanta con un poco de cacao y miel. 

Ten cuidado con las avellanas, porque si una está mala, te estropea toda la leche.

Puedes usar avellana con piel o sin piel, la bolsa te ayudará a filtrarlo bien y reducirá el amargor que deja la piel pero mantendrá todas las propiedades.


Raciones: 4 personas          Tiempo de preparación: 5 minutos           Tiempo a remojo: 8 horas


 

INGREDIENTES

  • 1 vaso de avellanas crudas  (30)
  • 1 cuchara de avellana/almendra (opcional)
  • 4 vasos de agua
  • miel, azúcar morena , canela, cacao
  • una pizca de sal

PREPARACIÓN

  1. Tirar el agua donde han estado a remojo
  2. Añadir a la batidora las avellanas con 2 vasos de agua
  3. Triturar todo durante 1 minuto a velocidad alta
  4. Coge tu bolsa Naturseed
  5. Vierte la leche y aprieta con las dos manos
  6. Toda la pulpa se queda en la bolsa.
  7. Y ya está lista para tomar
  8. Sirve en un vaso y si quieres añade algún edulcorante

PROPIEDADES

  • La leche de avellana tiene un alto valor nutricional, ya que tiene un 16% de proteínas y 60 % de los aceites no saturados, lo que hace que sea un suplemento de energía ideal para los niños que están creciendo .
    • Cuenta con buenos niveles de calcio, fósforo, magnesio y potasio que son importantes para fortalecer los huesos correctamente y necesario para desarrollar el ejercicio muscular
  • Es rico en proteínas, alto contenido en fibra.
    • Cuenta con ácido fólico. Reduce el coresterol malo.
    • Con un vaso diario, tienes más del 60% de la cantidad recomendada a diario de vitamina E.
    • Alto contenido en ácido oleico, ayuda a prevenir varias enfermedades degenerativas, importantes problemas cardiovasculares e incluso algunos tipos de cáncer.

 

Una Respuesta

Déjanos un comentario